domingo , diciembre 8 2019
Home / Opinión / Morena, su pobre aportación…

Morena, su pobre aportación…

Por Enrique Aranda

Un año escaso después de asumirse como vanguardia del oficialismo, vale insistir, el lopezobradorista Movimiento Regeneración Nacional no acaba de encontrarse consigo mismo, ni menos el rumbo a seguir para institucionalizarse como partido político, merced al innegable desbordamiento de ambiciones e intereses de sus principales liderazgos que, al más puro estilo de la 4T –“por la vía de la imposición”– pugnan ahora por mantener sus respectivas posiciones de poder.

En los últimos meses, y más aún desde el arranque de su hasta ahora fallido proceso de renovación de dirigencias a nivel nacional y/o estatales, Morena entró en una crisis que, ya hoy, evidenció la existencia de fracciones y/o grupos a los que, en vista de lo ocurrido hasta ahora, nada parece importarles, más que la conservación y/o ampliación de sus particulares cotos de poder… más incluso, y esto es lo grave, que la suerte de Andrés Manuel López Obrador y su gobierno, para quien son más un problema que un apoyo o, incluso, una alternativa de solución a problemas específicos.

Tal es el asunto, que más de una ocasión el tabasqueño ha utilizado sus prédicas mañaneras, incluso para enderezar duros señalamientos contra politiqueros, oportunistas o trepadores que, ignorados por sus destinatarios, fueron seguidos de su explícita amenaza de dejar las filas del movimiento que él mismo fundó y encabeza aún, “si éste se echara a perder…”. Ello, claro, al margen comentarios realizados en su círculo íntimo donde, presumiblemente, deja ver su preocupación por el partido que le proyectó al poder y hoy, diría, es “uno de los pocos asuntos que le quitan el sueño”…

Un año escaso en el poder pues, y Morena no sólo no acaba de definirse, sino que, peor aún, comienza a dar pasos ­–“a imagen y semejanza de sus antecesores perredistas”, en opinión de muchos– hacia su pulverización en un cúmulo de tribus o grupúsculos, donde la premisa es canjear su apoyo a una causa o persona, a cambio de la obtención de posiciones de poder y, claro, las prebendas que las mismas conllevan: dinero, exposición mediática, influencia, control, etcétera.

Difícil escenario éste, para quien, a nivel discurso al menos, asegura estar dando pasos definitivos hacia un cambio objetivo y de fondo a nivel país… ¡y no parece contar siquiera con el apoyo irrestricto y, menos, inteligente y/o eficiente a su propuesta de gobierno, por parte de quienes presuntamente le ayudaron a encumbrarse!
¿O no?

Asteriscos

*Ayer mismo, por cierto, la bancada de Morena en San Lázaro, la que ¿coordina? el sumiso Mario Delgado Carrillo, hizo otra de las suyas al despojar a Acción Nacional de la posición que ocupaba en la Sección Instructora, la instancia encargada de impulsar los juicios políticos, en lo que constituyó “un golpe (más) y un atropello al diseño de las instituciones”. Una más…

*Más tardó la cuestionada Claudia Sheinbaum en celebrar que, a diferencia de lo que ocurre a nivel federal, el empleo en la capital “está creciendo”, que el mandamás en el panismo local, Andrés Atayde, en echarle en cara que como muestran cifras oficiales del Inegi, la tasa de desocupación aquí creció 0.4% en lo que va del año para llegar ya a un preocupante 5 por ciento. Uff…

Veámonos el domingo con otro asunto De naturaleza política. Información Excelsior.com.mx

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Check Also

Narcoterrorismo acá… ¿intervención de allá?

Por Enrique Aranda Si bien a no pocos pareció políticamente riesgosa —“una exageración retórica”, dirían …

Deja un comentario