Home / Opinión / Primera pugna (pública)

Primera pugna (pública)

Por Yuriria Sierra

El primer enfrentamiento. Morena enfrenta su primera crisis —al menos, la primera que se ventila frente a las cámaras y micrófonos— en su historia. No sólo va tras la gubernatura de Puebla con el expediente e investigación del accidente de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle cargando en la espalda; ahora también va, a regañadientes, a la elección extraordinaria en ese estado.

Miguel Barbosa será de nuevo el candidato. Hoy se estará registrando como tal y el próximo 31 de marzo iniciará campaña. Quienes pensaron que sería poco probable que repitieran nombre, sobre todo tras las circunstancias que originaron los nuevos comicios, tendrán que digerir su sorpresa, que ni tanta, pues Yeidckol Polevnsky, en una de esas pocas declaraciones suyas en que se salvó de una corrección de plana, adelantó que sería él y sólo él quien apareciera en la boleta abanderado por el partido. Antes del accidente donde murió la gobernadora, la elección poblana estuvo marcada por el escándalo. Las dudas y los deseos de impugnación no pararon sino hasta la toma de protesta. Y, después del 24 de diciembre pasado, el panorama de gobernanza entró en crisis, no sólo en el estado, sino también en el partido.

Morena se blindó de cualquier suspicacia, con un proceso de selección interno, una encuesta donde se calificaron cualidades de los aspirantes. “Yo soy el actor político mayor posicionado, mejor posicionado, no solamente dentro de Morena, sino de todos los partidos políticos, todos los actores políticos en Puebla, y eso lo ha dicho no solamente esta encuesta, sino todas las encuestas nacionales y locales que se han levantado…”, me dijo ayer Miguel Barbosa en entrevista en Imagen Televisión tras el anuncio de su candidatura.

Momentos antes, otro de los aspirantes, Alejandro Armenta, anunciaba que, aunque apoyará a Morena, impugnará el resultado de la encuesta al interior del partido por mera “dignidad política”. Incluso, fue el único de los tres aspirantes que no se presentó en la conferencia donde se anunciaron los resultados. Tal como ocurrió con Ricardo Monreal cuando perdió la candidatura en la CDMX. Habrá sido recomendación de quien desde la coordinación de Morena en el Senado le mostró su apoyo. Porque la candidatura morenista para Puebla, además de tocar hilos sensibles por los hechos trágicos ya conocidos, también tensó la unión interna. Decíamos, la dirigente nacional se adelantó y, encuesta de por medio, su pronóstico se cumplió. Monreal declaró hace unos días que “la unidad es prioridad” dentro del partido. Esto tras los cuestionamientos por las diferencias claras que tiene con Polevnsky, a quien un día le manda bendiciones: “Tengo mucho respeto por la fauna, incluyendo aquellas especies en extinción. No me meto, le expreso mi respeto y, de nueva cuenta, Dios la ilumine…”, que son regresadas con toda propiedad: “Yo le mando las mismas bendiciones, las mismas que él me manda a mí, yo se las mando a él, que Dios lo bendiga, que Dios lo ilumine. Yo, la verdad, reconozco, no sabía que era tan piadoso; pero ahora que veo que es tan piadoso, le agradezco y se las mando de regreso…”.

Todos los involucrados aseguran que no hay crisis al interior del partido, con todo y las evidencias. Al parecer, todos saben lo que es ponerse la camiseta morenista. Sin embargo, todos sabrán a lo que están apostando con la candidatura que hoy se hace oficial. Todos, sobre todo su fundador y líder moral, quien hoy despacha en Palacio Nacional, también sabrán que debían apostarle a la legitimidad. Información Excelsior.com.mx

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Check Also

Epidemia verbal

Por Yuriria Sierra Lo último fue un video manipulado: Nancy Pelosi pronunciando un discurso meticulosamente …

Deja un comentario