martes , septiembre 22 2020
Home / Opinión / Las generaciones covid

Las generaciones covid

Por Martín Espinosa

Acaba de anunciar la Secretaría de Educación Pública la forma y los criterios que prevalecerán para el regreso a clases el próximo 24 de agosto con motivo del inicio del ciclo escolar 2020-2021, el cual será recordado como el “Ciclo covid-19” debido a la pandemia que —ya confirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS)— no tiene para cuándo terminar. Después de reconocer que no hay condiciones para regresar a las aulas en lo que se conoce como “asistencia presencial”, el secretario de Educación del gobierno federal, Esteban Moctezuma, anunció clases a distancia a través del Sistema Concesionado de Televisión, con la finalidad de ampliar el programa ya existente conocido como Aprende en Casa.

La estrategia contempla llegar a 30 millones de alumnos de 16 grados escolares distintos a través de cuatro televisoras y seis canales, en los cuales se transmitirán cuatro mil 500 programas educativos para los niveles Básico y Medio Superior.

Algunos analistas en materia educativa consideran estos tiempos como una gran oportunidad para establecer protocolos de actuación aplicables en casos como los que vivimos con la pandemia que está enfrentando la humanidad. Me explica Benjamín González Roaro, exsubsecretario de Servicios Educativos de la CDMX y actual presidente de la Academia Mexicana de Educación A.C., que éste es el momento preciso para la incorporación de las nuevas tecnologías de la información al Sistema Educativo Nacional. De esa manera se podría cerrar la brecha entre quienes aún no tienen acceso al internet, la infraestructura en línea (se calcula que el 48 por ciento de la población mexicana no tiene acceso a las nuevas tecnologías) y quienes la utilizan todos los días. Hay que entender que por ahí transitan las sociedades más avanzadas del mundo.

México tiene rezagos muy fuertes en esta materia y si no hacemos algo por superarlos la sociedad quedará rebasada y en la cola de las naciones que poco pudieron construir para salir de la otra pandemia que ha provocado el nuevo coronavirus: la tecnológica.

El año próximo, la SEP cumplirá 100 años y la mejor forma de celebrarlo será recuperar lo que logró José Vasconcelos hace un siglo: convertir a la educación en el motor social que hizo despegar al país en todos los órdenes de la vida pública nacional. En ese entonces, Vasconcelos, en su calidad de rector de la Universidad Nacional, presentó, ante la Cámara de Diputados, la iniciativa de establecer “una dependencia federal cuyas funciones civilizadoras llegaran no sólo a una porción privilegiada del territorio (Distrito Federal), sino también a toda la República, necesitada —de un extremo al otro— de la acción del poder público y de la luz de las ideas modernas”. El propósito fundamental de su propuesta era la de “salvar a los niños, educar a los jóvenes, redimir a los indios, ilustrar a todos y difundir una cultura generosa y enaltecedora, ya no de una casta, sino de todos los hombres”. Su propuesta fue la creación de una institución que atendiera la educación, las bibliotecas públicas y la cultura en el país. La mezcla de aspectos políticos y económicos convergieron en la creación de la SEP. La alta producción de petróleo durante los años 20 debido a la Primera Guerra Mundial permitió una mejoría en la economía del país y el entonces presidente provisional, Adolfo de la Huerta, había conseguido la pacificación de los revolucionarios. Cuando Álvaro Obregón ocupó la presidencia fue más fácil mantener en relativa calma a la población.

Hoy, las circunstancias obviamente son otras, pero de tal envergadura que ya se hace necesaria la refundación del Sistema Educativo Nacional, porque en ello la nación mexicana se juega su futuro.

El sistema educativo está fracturado. El Estado dejó de cumplir con los objetivos para los cuales fue creada la SEP. Sin duda son otros tiempos, pero igual o más retadores que los de la posrevolución mexicana. No basta con utilizar tecnologías del pasado, hay que dar paso a protocolos que, aseguran los expertos, introducirán al país las nuevas herramientas que ya son una realidad en Europa y Asia y que, necesariamente, repercutirán en la formación de las próximas generaciones de profesionistas que hoy ya ni siquiera pueden a acudir a las aulas por la emergencia sanitaria que, parece, se prolongará más de lo esperado. Información Excelsior.com.mx

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Check Also

Unidad en la diversidad

Por Martín Espinosa Acabo de ser testigo de la gran diversidad cultural y social de …

Deja un comentario