Home / Opinión / Secretaría de… ¿bienestar?

Secretaría de… ¿bienestar?

Por Yuriria Sierra

Los recortes presupuestales no serían tan cuestionados si se anunciaran acompañados con el detalle de sus razones. No basta sólo acusar malos manejos sin hacerlos públicos. Menos aun cuando los afectados son miles de niños y sus madres. Sabemos desde hace un par de días que el programa de Estancias Infantiles, impulsada en el sexenio de Felipe Calderón, a cargo de la entonces Sedesol, hoy Secretaría de Bienestar, pasó de recibir 4 mil 70 millones de pesos el año pasado a sólo 2 mil 41 millones para este 2019. Pero seguimos sin conocer cuáles fueron los actos de corrupción que, nos dicen, provocaron este descuento presupuestal. Ni siquiera los dueños de las estancias infantiles que pertenecen a este programa saben de la evidencia con la que se sustenta el recorte. Tampoco lo saben los empleados y trabajadoras de éstas. Tampoco las madres de los 300 mil niños inscritos en el programa. Ellas sólo saben que en enero recibieron la mitad del subsidio y que tienen que buscar la manera de cubrir el restante si desean, por ahora, continuar con la dinámica diaria que las orilla a dejar a sus pequeños bajo el cuidado de este servicio.

Desde el gobierno de México sólo apresuran a decir que el dinero se utilizaba para otros fines. Informes adulterados en el manejo de recursos. Actos de corrupción. Y la lucha contra éstos son, nos dicen, la batalla principal de la administración federal. Y ya, es todo lo que sabemos. Nos piden otro acto de fe, porque varios días después de que se agudizaron las manifestaciones y exigencias, no sabemos con precisión cuáles fueron las corruptelas ni quiénes los responsables. Sólo sabemos sus efectos… y, ah, claro, la manera en la que López Obrador anunció que resolverá la situación y manejará la crisis. Lo anunció, ayer, en su conferencia matutina: “A los papás de los niños se les entregarán mil 600 pesos cada dos meses por niño, si una familia tiene dos, pues es el doble. La familia decide si quiere entregar esos recursos a los de las estancias; si esa familia dice que con esto yo puedo encargarle los hijos a una hermana, a una tía, a una abuelita, pues es decisión de cada familia. Es entregar los recursos para que se tenga este apoyo de manera directa. Entiendo que no le pueda parecer a alguno, pero pueden resolverlo hablando con los padres, porque ellos son los que van a recibir los recursos…”. Otra vez y a poco más de dos meses, nos anuncia una medida que apunta a la institucionalización de la entrega de recursos, porque el dinero pasará directamente del Estado a manos de los beneficiarios, sin exigir detalles ni compromiso en su manejo. ¿Dónde quedará entonces la esencia de un programa como el de las Estancias Infantiles? ¿En qué se convertirán los cientos de centros en el país que ofrecen este servicio si tampoco nada les asegura que las familias continuarán utilizándolos? La respuesta que se escuchó, ayer, en Palacio Nacional, responde más a la entrega de apoyos económicos que han sido marca en la manera de gobernar de López Obrador, él mismo lo dijo ayer: “El apoyo es igual al que van a recibir de pensión o beca los estudiantes de nivel básico; igual al que van a recibir los estudiantes del nivel medio superior, mil 600 pesos…”. Agregaríamos que la medida se suma a otras, como el apoyo a los adultos mayores y jóvenes ninis. ¿Cuál es la finalidad de estas decisiones? ¿Dar apoyo o cooptarlo? Si se deseara limpiar los manejos en programas e instituciones públicas, las estrategias llegarían acompañadas de una alternativa que aseguraran mejora operativa, sin afectar a los beneficiarios. Son preguntas que se generan por la desinformación con la que se anuncia este nuevo recorte que, sabemos, no es el único que tiene como afectados a los más necesitados. En el presupuesto 2019, por ejemplo, los comedores comunitarios desaparecieron como destino de recursos federales. ¿Pues no que primero los pobres?

ADDENDUM. Mucha paridad en el gabinete, pero al parecer, al secretario de Hacienda la ideología de género es, todavía una teoría: “Que los papás se lo den a las estancias infantiles o a la mejor hagan otra cosa, porque a la mejor eso se le puede dar a la abuela que va a cuidar mejor a los niños que las propias estancias infantiles…”, expresó Carlos Urzúa. En Palacio Nacional aseguran que su declaración fue con buena intención. Información Excelsior.com.mx

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Check Also

Venezuela: carambola y dominó

Por Yuriria Sierra Hoy inicia una nueva jornada de movilizaciones en Venezuela, convocada por Juan …

Deja un comentario