viernes , junio 5 2020
Home / Opinión / ¿Gigante? Es un enano en hombros de un grandulón

¿Gigante? Es un enano en hombros de un grandulón

Por Ángel Vergudo

Estoy seguro de que usted vio la primera película de la serie Mad Max; en ella aparecía un personaje que todos veían como gigante cuando, al ser exhibido por Mel Gibson, se supo la verdad: era un enano montado en los hombros de un grandulón.

¿A qué viene el recuerdo de una película que fue éxito hace una buena cantidad de años? A lo que estamos viendo en los tiempos que corren de pandemia y acciones para combatirla que quedan, en no pocos países, en simples intentonas de gobernantes enanos por verse como gigantes.

Las crisis de cualquier índole a través de los siglos han servido, entre otras cosas, para elevar a un político responsable y consciente de su función y responsabilidad al nivel de gigante, debido a su conducta decidida y valiente —además de correcta—; al mismo tiempo, a los más los desnudan para quedar como lo que son, enanos.

Estos últimos, a los ojos de la masa amorfa e ignorante, mediante la manipulación perversa, lucen cual gigantes. Sin embargo, al enfrentar la crisis con la mediocridad e incapacidad y cobardía que les son propias, se les aparece aquélla y les quita el velo que pretendía disfrazar o esconder su verdadera dimensión, la del enano.

Los países, al margen de su régimen de gobierno y grado de desarrollo, muestran en las crisis lo que en verdad son y de qué están hechos, tanto su sociedad como sus políticos (gobernantes, funcionarios, legisladores o dirigentes de sus partidos) y también, ¿cómo iban a quedar a salvo?, los sedicentes empresarios. Estos, no pueden evitarlo, se muestran con su verdadera faz; con las imperfecciones y fealdad así como su mezquindad y pequeñez, que el maquillaje de la propaganda y la cobertura falsa y temporal no alcanzan a erradicar.

Hoy, al conocer la información en tiempo real podemos darnos cuenta —fácil y rápidamente—, de qué está hecho éste o aquel gobernante; pocas luces se requieren para darse cuenta que aquél que presume ser “el no me cuentes más”, es un enano montado en los hombros de un grandulón, o el que está encaramado en un montículo formado por sus acríticos e ignorantes adoradores.

Ante las intentonas de gobernantes mediocres por parecer gigantes, no olvidemos que un enano, por más alto que fuere el grandulón donde se montaría, o por más seguidores acríticos que se amontonaren para que los pisotee y avance sobre ellos, jamás sería un gigante. Son, y siempre serán enanos; tanto en inteligencia como en su capacidad para la gobernación; de ahí su enfermiza e inútil búsqueda por querer verse como lo que no son.

Hoy, la pandemia ha levantado el velo cómplice que cubría a los mediocres y los presentaba como lo que jamás han sido, y nunca lo serán. La incapacidad de todos ellos para entender el reto que enfrentamos y qué decisiones y de qué índole deberían tomar, los ha mostrado en su pequeñez y mezquindad. En esto, la pandemia ha sido implacable; en modo alguno está dispuesta a perdonar errores y menos la cobardía de los enanos en la gobernación.

Por el contrario, ha premiado a los responsables, capaces y dispuestos a tomar las decisiones impopulares y dolorosas que la crisis exige. También, ha encumbrado a quienes desde su trinchera —diferente a la del gobernante pero cercana a la del ciudadano—, han demostrado tener más cojones y capacidad para hacer lo que se debe, no lo que les acarrearía simpatías.

Si ahora dejáremos lo general y viéremos la realidad que enfrenta México, ¿qué conclusiones sacaría, y qué opinión le merecería lo que ha visto y padecido estos últimos dos meses? ¿Qué le han parecido las decisiones tomadas por el Presidente y sus funcionarios? También, ¿qué opinión le merecen los que se han escondido, y en vez de cumplir su responsabilidad aparecen como enriquecidos compradores de cachitos de la rifa del avión?

¿Acaso ya identificó algún enano montado en los hombros de un grandulón, o a otro enano que ha pisoteado a no pocos de sus seguidores los cuales, amontonados y apachurrados lo hacen ver como un gigante?

Las crisis, de la índole que fueren, obligarían a todos —al margen de filias y fobias políticas—, a hablar con la verdad; las lisonjas interesadas no son, en modo alguno, útiles en las crisis. Hoy, lo que enfrentamos exige lo mejor de nosotros y lo mejor que tenemos es, no tengo duda, atrevernos a decir la verdad.

Por eso le pregunto a usted, ¿ya identificó a los enanos? Yo también.Información Excelsior.com.mx

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario