martes , octubre 27 2020
Home / Opinión / El espejo de Gatell

El espejo de Gatell

Por Francisco Garfías

La descalificación y burla que hizo el doctor López-Gatell del plan propuesto por seis exsecretarios de Salud para combatir el covid-19, es reflejo de inseguridad, disfrazada de soberbia.

En lugar de aprovechar y hacer sinergia con ellos, como ocurriría en cualquier parte del mundo civilizado, el muy consentido vocero oficial de la pandemia recomendó a los exsecretarios patentar la “fórmula mágica” para “eliminar” el covid. Ya en el colmo del sarcasmo, les dijo que va a pedir al canciller Ebrard distribuir la propuesta en el Servicio Exterior Mexicano para compartirla con el mundo.

Rudeza innecesaria.

* Yo me preguntó: ¿con qué autoridad se atreve a burlarse? ¿Cuáles han sido los resultados de su estrategia contra el virus? Estos: somos cuarto lugar en muertes totales. Andamos cerca de los 70 mil. Sólo nos superan Estados Unidos, Brasil e India. Vamos por la medalla de oro en letalidad del personal de salud, según el último reporte de Amnistía Internacional. De los 7 mil médicos, enfermeras, camilleros, personal de limpieza que han fallecido en el mundo, 1,320 son mexicanos.

En contagios somos séptimos en el planeta con 647 mil casos.

Esos números son para avergonzarse, no para sentirse el rockstar de la 4T, y ponerse por encima de los demás. Es para que se vea en el espejo.

“Con descalificaciones gana el coronavirus”, reviró Salomón Chertorivski, uno de los seis exsecretarios de Salud que presentaron la propuesta.

Los otro cinco son José Ángel Córdova, Julio Frenk, Mercedes Juan, José Narro y Guillermo Soberón.

* ¿De qué va la propuesta para gestionar la pandemia en México? Sugieren un cambio de estrategia que incluya la integración de un comité científico de alto nivel para controlar la pandemia, y rastrear el virus con 127 mil pruebas semanales a contactos positivos y contagios, entre otras medidas.

El costo del plan de ocho semanas lo calculan en 28 mil millones de pesos. Vale la pena si se salvan vidas.

* A propósito de nada es el título de la autobiografía que el cineasta Woody Allen acaba de publicar. De idéntica manera podríamos calificar la reunión que la ombudsperson, Rosario Piedra Ibarra, sostuvo ayer con los senadores.

Hubo ruido, sí, pero la vida sigue igual. La sede de la CNDH se mantiene ocupada. Rosario Piedra está firme en su cargo. Morena no sólo la apoya, sino que, además, hace denuncias de intervención política en el conflicto.

“No es casualidad hay versiones que senadores alentaron a colectivos a tomar la CNDH. Hay un uso político de algunos senadores de esta situación. No lucren con eso”, pidió la senadora de Morena, Antares Vázquez. No dijo nombres.

La oposición presiona para que le corten la cabeza a Rosario, a sabiendas de que eso la fortalece.

“Usted está como el cohetero: si truena malo, si no truena es peor”, le dijo a Rosario el senador del MC, Juan Zepeda.

Enseguida admitió que él es uno de los que sostienen que el papel de la compareciente deja mucho que desear y pidió su renuncia. No fue el único. El independiente Emilio Álvarez Icaza también lo hizo.

De paso destacó que la ombusdperson sólo ha emitido cinco recomendaciones a las secretarías de Estado federal y sólo una a la Sedena.

En el cónclave se habló más de la cuenta de los famosos cortes de carnes finas que balconearon los colectivos que ocupan la CNDH y no lo suficiente de su autonomía amenazada por la cercanía de la señora Piedra con el presidente López Obrador.

Los opositores le recordaron a la titular de la Comisión lo ilegítimo de su elección: De entrada, era integrante del CEN de Morena en Nuevo León.

Lo peor fue que con dudosas maniobras, Morena logró la mayoría calificada que requería para el nombramiento. Sólo se contaron 114 de los 116 votos depositados.

A Piedra le recordaron que no es interlocutora válida para las víctimas; y que desde que llegó al cargo se ha comportado como militante de Morena.

Claudia Anaya, del PRI, contó: “Personalmente fui con la senadora Kenia López a pedir imparcialidad en el nombramiento del representante de la CNDH en el Comité Técnico de Evaluación del INE.

“¿Y qué hizo? ¡Puso a John Ackerman! Nosotros no la atacamos. La que se está acabando su prestigio es usted”, sostuvo la priista.

* En su intervención, Rosario aseguró que desde el primer día ha mantenido en la CNDH una política de puertas abiertas hacia las víctimas.

Pero, que en el caso de los colectivos feministas que ocupan la sede de la Comisión en la calle de Cuba, ha propuesto un diálogo constructivo sin éxito. Reconoció que la violencia de género y los feminicidios son realidades que ameritan soluciones urgentes y contundentes.

“Hemos emitido varios exhortos a todas las autoridades, en el marco de la pandemia, para que se atienda como asunto prioritario”, aseguró. Información Excelsior.com.mx

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Check Also

Atizar el odio

Por Francisco Garfías El Presidente se vale de todo para atizar el odio en contra …

Deja un comentario